7 poemas de André Bretón y tres textos sobre el surrealismo. Edición Bilingüe (Francés–Español). Post Plaza de las palabras





«El surrealismo se apoya en la  creencia
 en una realidad superior
 de ciertas formas de asociaciones
descuidadas hasta hoy,
 en la  omnipotencia del sueño,
en el juego desinteresado del pensamiento.
Tiende a echar por tierra definitivamente todos los otros mecanismos
 psíquicos restantes y a ponerse en su lugar en la solución
 de los problemas de la vida. »
 Manifiesto surrealista de 1924, de André Bretón. (1) 


                     Plaza de las palabras presenta en su sección Poemas,  7 poemas surrealistas de André Bretón. y   tres textos sobre el surrealismo. Sobre el tema Plaza de las palabras ya había publicado en su sección Poemas, Tres poemas surrealistas. Réverdy, Pizarnik, Césaire  Igualmente en la sección 1 + 1. POEMAS CLAVES: EL BARCO EBRIO de ARTHUR RIMBAUD. Además, en la sección Imagen y fotografía, se publicaron dos post dedicados al surrealismo: 30 fotografías surrealistas, y 22 obras mágicas de Roberto Gonsalves. Y también prepara un post sobre el surrealismo en su sección Pagina 10


André Breton (1896-1966), fue un escritor, poeta, ensayista y principal teórico del surrealismo, reconocido como el fundador y  exponente de este movimiento. Si bien el termino surrealista fue acuñado por el poeta Guillaume Apollinairi en 1917. El surrealismo fue un movimiento de vasta andadura, que permeo además de la literatura, la pintura, escultura y el cine. Muchos pintores surrealistas se animaron  a escribir poemas surrealistas entre ellos Picasso, Dali, Picabia, Ernest, De Chirico. También es notable la importancia que Breton le otorgo  a la pintura, de ahí que haya escrito un libro dedicado al tema: El surrealismo y lo pintura (1928). Por otra parte el movimiento surrealista es tan heterogéneo que oscila en escritores tan dispares que abrevaron en algún momento de esta fuente, tales como Vicente Aleixandre, Octavio Paz, Julio Cortázar, Cesar Vallejo y Alejandra Pizarnik.

Principales obras de Breton (2)



Monte de piedad (1919) (Mont de pieté). Con dos ilustraciones de André Derain. Claro de tierra (1923) (Clair de Terre). Con un aguafuerte de Pablo Picasso. Pez soluble (1924) (Poisson soluble). La unión libre (1931) (L´Union libre). El revólver de cabellos blancos (1932) (Le Revolver à cheveaux blancs). Con frontispicio de Salvador Dalí.Oda a Charles Fourier (1947) (Ode à Charles Fourier). Con ilustraciones de Frederick John Kiesler.Martinica, encantadora de serpientes (1948) (Martinique, charmeuse de serpents). Con ilustraciones y textos de André Masson. Constelaciones (1959) (Constellations). Con 22 gouches de Joan Miró. Llego también a publicar obras en colaboración con otros poetas entre ellos Philipe Soupalt y Paul Éluard: Los campos magnéticos (1920) (Les Champs magnetiques). En colaboración con Philippe Soupault. La inmaculada concepción (1930) (L'Immaculée conception). En colaboración con Paul Éluard. También escribió una novela Nadja (1928)






POEMAS DE  ANDRE BRETON SELECCION DE PLAZA DE LAS PALABRAS

Au regard des divinités

«Un peu avant minuit près du débarcadère,
Si une femme échevelée te suit n’y prends pas garde,
C’est l’azur. Tu n’as rien à craindre de l’azur.
Il y aura un grand vase blond dans un arbre.
Le clocher du village des couleurs fondues
Te servira de point de repère. Prends ton temps,
Souviens-toi. Le geyser brun qui lance au ciel les pousses de fougère
Te salue.»
La lettre cachetée aux trois coins d'un poisson
Passait maintenant dans la lumière des faubourgs
Comme une enseigne de dompteur.
Au demeurant
La belle, la victime, celle qu’on appelait
Dans le quartier la petite pyramide de réséda
Décousait pour elle seule un nuage pareil
À un sachet de pitié.
Plus tard l’armure blanche
Qui vaquait aux soins domestiques et autres
En prenant plus fort à son aise que jamais,
L’enfant à la coquille, celui qui devait être...
Mais silence.
Un brasier déjà donnait prise
En son sein à un ravissant roman de cape
Et d’épée.
Sur le pont, à la même heure,
Ainsi la rosée à tête de chatte se berçait.
La nuit, - et les illusions seraient perdues.
Voici les Pères blancs qui reviennent de vêpres
Avec l’immense clé pendue au-dessus d’eux,
Voici les hérauts gris ; enfin voici sa lettre
Ou sa lèvre : mon coeur est un coucou pour Dieu.
Mais le temps qu’elle parle, il ne reste qu’un mur
Battant dans un tombeau comme une voile bise.
L’Éternité recherche une montre-bracelet
Un peu avant minuit près du débarcadère.


A la mirada de las divinidades

«Un poco antes de medianoche cerca del desembarcadero.
«Si una mujer desmelenada te sigue no te preocupes.
«Es el azul. No tienes que temer nada del azul.
«Habrá un gran jarro claro en un árbol.
«El campanario del pueblo de los colores disipados
«Te servirá de punto de referencia. Tómate el tiempo,
«Recuérdalo. El oscuro geyser que lanza al cielo los brotes
   de helecho
«Te saluda.»

                       La carta sellada de los tres ángulos de un pez
Pasaba ahora entre la luz de los suburbios
Como una enseña de domador.
                                                      Y al permanecer
La bella, la víctima, la que se llamaba
En el barrio la pequeña pirámide de reseda
Se descosía para ella sola una nube semejante
A un saquito de piedad.

                                           Más tarde la blanca armadura
Que vacaba de los cuidados domésticos y demás
Tomando a sus anchas más fuerte que nunca
Al niño en la concha, el que debía ser...
Pero silencio.

                        Un brasero daba ya presa
En su seno a una encantadora novela de capa
Y espada.
                  En el puente, a la misma hora,
Así se entretenía el rocío con cabeza de gata.
Con la noche, se perderían las ilusiones.

He aquí a los blancos Padres que regresan de las vísperas
Con la inmensa llave por encima de ellos suspendida.
He aquí a los grises heraldos, por fin he aquí su carta
O su labio: mi corazón es un cuclillo para Dios.

Pero del tiempo que habla, no queda más que un muro
Golpeando en una tumba como un velo podrido.
La eternidad busca un reloj de pulsera
Un poco antes de medianoche cerca del desembarcadero.

Versión de Manuel Álvarez Ortega





Hotel des etincelles

Le papillon philosophique
Se pose sur l’étoile rose
Et cela fait une fenêtre de l’enfer
L’homme masqué est toujours debout devant la femme nue
Dont les cheveux glissent comme au matin la lumière sur un réverbère
qu’on a oublié d’éteindre
Les meubles savants entraînent la pièce qui jongle
Avec ses rosaces
Ses rayons de soleil circulaires
Ses moulages de verre
A l’intérieur desquels bleuit un ciel au compas
En souvenir de la poitrine inimitable
Maintenant le nuage d’un jardin passe par-dessus la tête de l’homme qui vient de s’asseoir
Il coupe en deux la femme au buste de magie aux yeux de Parme
C’est l’heure où l’ours boréal au grand air d’intelligence
S’étire et compte un jour
De l’autre côté la pluie se cabre sur les boulevards d’une grande ville
La pluie dans le brouillard avec des traînées de soleil sur des fleurs rouges
La pluie et le diabolo des temps anciens
Les jambes sous le nuage fruitier font le tour de la serre
On n’aperçoit plus qu’une main très blanche le pouls est figuré par deux minuscules ailes
Le balancier de l’absence oscille entre les quatre murs
Fendant les têtes
D’où s’échappent des bandes de rois qui se font aussitôt la guerre
Jusqu’à ce que l’éclipse orientale
Turquoise au fond des tasses
Découvre le lit équilatéral aux draps couleur de ces fleurs dites boules-de-neige
Les guéridons charmants les rideaux lacérés
A portée d’un petit livre griffé de ces mots Point de lendemain
Dont l’auteur porte un nom bizarre
Dans l’obscure signalisation terrestre



Hotel de las centellas

La mariposa filosófica
Se posa en la estrella rosa
Y forma así una ventana del infierno
El hombre enmascarado está siempre de pie ante la mujer desnuda
Cuyos cabellos resbalan lo mismo que de mañana la luz de un farol
                   que han olvidado apagar
Los sabios muebles preparan la pieza que hace juegos de manos
Con sus rosetones
Sus rayos de sol circulares
Sus moliendas de vidrio
En cuyo interior azulea un cielo con precisión
En memoria del pecho inimitable
Ahora la nube de un jardín pasa por encima de la cabeza del hombre
                    que acaba de sentarse
Parte por la mitad a la mujer de busto mágico y ojos de Parma
Es la hora en que el oso boreal con gesto de gran inteligencia
Se estira y da cuenta de un día
Al otro lado la lluvia se encabrita sobre los bulevares de una gran ciudad
La lluvia entre la niebla con regueros de sol sobre las flores rojas
La lluvia y el diávolo de los viejos tiempos
Las piernas bajo la nube frutal rodean el invernadero
Sólo se percibe el pulso de una mano muy blanca representado
                    por dos minúsculas alas
El balancín de la ausencia oscila entre las cuatro paredes
Hendiendo las cabezas
De donde se escapan bandadas de reyes que en seguida se hacen la guerra
Hasta que el eclipse oriental
Turquesa en el fondo de las tazas
Descubre el lecho equilateral de sábanas color de esas flores llamadas
                    bola de nieve
Los veladores deliciosos las cortinas rasgadas
Al alcance de un librito con estas palabras estampadas
                   No hay mañana
Cuyo autor lleva un nombre extraño
En la oscura señalización terrestre

Versión de Manuel Álvarez Ortega




‘’Lune de miel’’

«À quoi tiennent les inclinations réciproques? Il y a des jalousies plus touchantes les unes que les autres. La rivalité d’une femme et d’un livre, je me promène volontiers dans cette obscurité. Le doigt sur la tempe n’est pas le canon d’un revolver. Je crois que nous nous écoutions penser mais le machinal ‘’À rien’’ qui est le plus fier de nos refus n’eut pas à être prononcé de tout ce voyage de noces. Moins haut que les astres il n’y a rien à regarder fixement. Dans quelque train que ce soit, il est dangereux de se pencher par la portière. Les stations étaient clairement réparties sur un golfe. La mer qui pour l’oeil humain n’est jamais si belle que le ciel ne nous quittait pas. Au fond de nos yeux se perdaient de jolis calculs orientés vers l’avenir comme ceux des murs de prison.»

Luna de miel

¿En qué se basan las recíprocas inclinaciones? Hay unos celos más conmovedores que otros. Me paseo con gusto entre esa oscuridad que supone la rivalidad de una mujer y un libro. El dedo en la sien no es el cañón de un revólver. Creo que nos oíamos pensar, pero el maquinal «En nada», que es la más audaz de nuestras negativas, no lo pronunciamos en todo el viaje de bodas. No hay nada que mirar fijamente menos alto que los astros. En cualquier tren es peligroso asomarse a la ventanilla. Las estaciones estaban claramente repartidas sobre un golfo. El mar, que para la mirada humana no es nunca tan bello como el cielo, no nos abandonaba. En el fondo de nuestros ojos se perdían bonitos cálculos orientados hacia el porvenir, como los de los muros de las prisiones.

De "Los campos magnéticos" Versión de Manuel Álvarez Ortega





Noeud des miroirs

Les belle fenêtres ouvertes et fermées
Suspendues aux lèvres du jour
Les belle fenêtres en chemise 51
Les belles fenêtres aux cheveux de feu dans la nuit noire
Les belles fenêtres de cris d'alarme et de baisers
Au-dessus de moi au-dessous de moi derrière moi il y en a moins qu'en moi
Où elles ne font qu'un seul cristal bleu comme les blés
Un diamant divisible en autant de diamants qu'il en faudrait pour se baigner à tous les bengalis
Et les saisons qui ne sont pas quatre mais quinze ou seize
En moi parmi lesquelles celle où le métal fleurit
Celle dont le sourire est moins qu'une dentelle
Celle où la rosée du soir unit les femmes et les pierres
Les saisons lumineuses comme l'intérieur d'une pomme dont on a détaché un quartier
Ou encore comme un quartier excentrique habité par des êtres qui sont de mèche avec le vent
Ou encore comme le vent de l'esprit qui la nuit ferre d'oiseaux sans bornes les chevaux à naseaux d'algèbre


Nudo de espejos

Las hermosas ventanas abiertas y cerradas
Colgadas de los labios del día
Las hermosas ventanas envueltas
Las hermosas ventanas de cabellos de fuego en
La negra noche
Las hermosas ventanas en los gritos de alarma
Y besos
Arriba y abajo de mí detrás de mí hay
Menos que en mí
Hacen un solo cristal azul como un trigal 
Un diamante divisible en otros y bastantes
Para sumergirá todos los bengalíes
Y las estaciones que ya no son cuatro pero
Quince o dieciséis
En mí y entre ellas aquella que el metal
Florece
Aquella cuya sonrisa es menor que un encaje
Aquella donde el rocío vespertino une las
Mujeres y Piedras
Las estaciones luminosas como el interior de
Una manzana de la que se corto un trozo
O bien como un barrio excéntrico habitado
Por seres que están de acuerdo con el viento
O también como el viento del espíritu que la
Noche llena de pájaros sin limites los
Caballos con collares de algebra

Versión de Alberto Olveira






Facteur cheval

Nous les oiseaux que tu charmes toujours du haut de ces belvédères
Et qui chaque nuit ne faisons qu'une branche fleurie de tes épaules aux bras de ta brouette animée
Qui nous arrachons plus vifs que des étincelles à ton poignet
Nous sommes les soupirs de la statue de verre qui se soulève sur le coude quand l'homme sort
Et que des brèches brillantes s'ouvrent dans son lit
Brèches par lesquelles on peut apercevoir des cerfs aux bois de corail dans une clairière
Et des femmes nues tout au fond d'une mine
Tu t'en souviens tu te levais alors tu descendais
Du train
Sans un regard pour la locomotive en proie aux immenses racines barométriques
Qui se plaint dans la forêt vierge de toutes ses chaudières meurtries
Ses cheminées fumant de jacinthes et mue par des serpents bleus
Nous te précédions alors nous les plantes sujettes à métamorphoses
Qui chaque nuit nous faisions des signes que l'homme peut comprendre
Tandis que sa maison s'écroule et qu'il s'étonne devant les emboîtements singuliers
que recherche son lit avec le corridor et l'escalier
L'escalier se ramifie indéfiniment
Il porte à une porte de meule il s'élargit tout à coup sur une place publique
Il est fait de dos de cygnes une aile ouverte pour la rampe
Il tourne sur lui-même comme s'il allait se mordre mais non il se contente sur nos pas d'ouvrir toutes ses marches
Comme des tiroirs
Tiroirs de chair à la poignée de cheveux
A cette heure où des milliers de canards de Vaucanson se lissent les plumes
Sans se retourner tu saisissais ta truelle dont on fait les seins
Nous te souriions tu nous tenais par la taille
Et nous prenions les attitudes de ton plaisir
Immobiles sous nos paupières pour toujours comme la femme aime voir l'homme
Après avoir fait l'amour.


Cartero Cheval

Nosotros los pájaros que encantas siempre desde lo alto de esos
belvederes
Y que cada noche no formamos más que una rama florecida de
tus hombros a los brazos de tu carretilla bienamada
Que nos desprendemos más vivos que centellas de tu muñeca
Somos los suspiros de la estatua de cristal que se incorpora
cuando el hombre duerme
Y brechas brillantes se abren en su lecho
Brechas por las que pueden percibirse ciervos de cuernos de
coral en un claro del bosque
Y mujeres desnudas en lo profundo de una mina
Recuerdas te levantabas entonces descendías del tren
Sin una mirada para la locomotora presa de inmensas raíces barométricas
Que se queja en la selva virgen con todas sus calderas doloridas
Sus chimeneas con humo de jacintos y movida por serpientes azules
Te precedíamos entonces nosotros las plantas sujetas a metamorfosis
Que cada noche hacíamos signos que el hombre puede sorprender
Mientras su casa se desploma y se sorprende ante los engranajes singulares
Que busca su lecho con el corredor y la escalera
La escalera se ramifica indefinidamente
Conduce a una puerta de haces de heno se abre de pronto sobre
una plaza pública
Hecha de dorsos de cisnes una ala abierta para el pasamano
Gira sobre sí misma como si fuera a morderse
Pero se contenta con abrir bajo nuestros pasos todos sus escalones
como gavetas
Gavetas de pan gavetas de vino gavetas de jabón gavetas de espejos
gavetas de escaleras
Gavetas de carne con empuñaduras de cabellos
A la hora precisa en que millares de patos de Vaucanson
se alisan las plumas
Sin volverte tomabas la llana con que se hacen los senos
Te sonreíamos nos enlazabas por el talle
Y tomábamos las actitudes según tu placer
Inmóviles para siempre bajo nuestros párpados tal como la mujer
gusta de ver al hombre
Después de haber hecho el amor.

De «Le revolver à cheveux blancs,  Version de César Moro





A Giuseppe Ungaretti

Le horaire des fleurs creuses et des pommettes saillantes nous invite à quitter les salières volcaniques pour les baignoires d´oiseaux. Sur une serviette damée rouge sont disposés les jours de l année. L´air ´n´ est plus si pur, la route n´est plus si large que le célèbre clairon. Dans une valise peinte de gros vers on   emporte les soirs périssables qui sont la place des genoux sur un prie-Dieu. De petites bicyclettes côtelées tournent sur le comptoir. L¨ oreille des poissons, plus fourchue que le   chèvrefeuille, écoute descendre les huiles bleues. Parmi les burnous éclatants dont la charge se perd dans les rideaux, je reconnais un homme issu de mon sang.


Carta desde las dunas
A Giuseppe Ungaretti.

El horario de las flores huecas y de los pómulos salientes nos convida dejar los saleros volcánicos por las bañeras  de  los pájaros. En una servilleta rojo pálido se disponen los días del año. El aire ya no es tan puro, la carretera ya  no es tan larga como el celebre clarín. En una valija pintada con gusanos gordos se llevan las tardes perecederas que son como las rodillas en un reclinatorio. Pequeñas bicicletas rayadas giran en el mostrador. La oreja de los peces, más hendida que la madre selva escucha cuando bajan los oleos azules. Entre los albornoces cintilantes con la carga perdida en las cortinas, reconozco un hombre salido de mi linaje.

Versión de Alberto Olveira




MONSIEUR V
A Paul Valery
                                             A la place de l'étoile
L'.Arc de Triomphe
Qui en ressemble à un animât que pour le forme
                                  Argenterai-je
                                 Les jardins suspendus
BERCEUSE
L’enfant à la capote de rubans
L’enfant que chatouille la mer
En grandissant
II se regarde dans une coquille nacrée
                    L'iris de son oeil  est I ‘étiole
Dont je parlais
MARCHE
Pierre ou Paul
II s'apprête a tires les rois
               Aujourd' hui comme ailleurs
Ses égaux
   Rêve de revolutions
            On ne saurait décrire en art
           L'engin  a prendre le renard bleu       



SEÑOR V
A Paul Valery
En la plaza de  la Estrella
El Arco del Triunfo
Solo se  parece a un imán por su forma
Yo platearía
Los jardines suspensos
CANCION DE CUNA
El niño con su capa de cintas
El niño que hace cosquillas con el mar


Al crecer
se mira en una concha nacarada
El iris de su ojo es la estrella
De la que hable

MARCHA
PIERRE OU PAUL
Se apresta a sacar los reyes
Hoy como en otra parte
Sus iguales

Sueños de revoluciones

No se podría describir con arte
El aparato para agarrar el zorro azul

Versión de Alberto Olveira




Tres textos sobre el surealismo

Para este post hemos seleccionado además de siete poemas de André Breton, tres momentos del surrealismo, que de una u otra forma se aproximan a esa ruta intermitente que siguió el surrealismo. El primero Cadáver exquisito, basado en un juego de palabras, que partía de la frase Le cadavre exquis boira du nouveau vin (El cadáver exquisito beberá el nuevo vino). El segundo una aproximación a la obra (Les Champs magnetiques (1920). Tomada de Nuevo Siglo. La obra fue escrita por Breton con la colaboración de Sopupalt, y que refleja el espíritu gremial que rondaba los inicios del surrealismo. Y el tercero, un fragmento de un texto de comentarios de Aldo Pellegrini,  introducción o prologo a su ANTOLOGÍA DE LA POESÍA SURREALISTA de la lengua francesa, sobre el estado del arte del surrealismo y el manifiesto surrealista  (1924)




Primer momento: El cadáver exquisito.

«Cadáver exquisito es una técnica por  medio  de la cual  se ensamblan   
                      colectivamente un                     
 conjunto de  palabras o  imágenes; el resultado es conocido como un cadáver exquisito 

cadavre exquis en francés. 

Es una técnica usada por en un viejo juego de mesa llamado "consecuencias" en el cual los jugadores escribían por turno en una hoja de papel, la doblaban para cubrir parte pasaban al siguiente jugador para otra colaboración. El cadáver exquisito se juega entre un grupo de personas que escriben o dibujan una composición en secuencia. Cada persona sólo puede ver el final de lo que escribió el jugador anterior. El nombre se deriva de una frase que surgió cuando fue jugado por primera vez en francés: « Le cadavre exquisito beberá el vino nuevo agregando elementos que pueden o no  pertenecer a la realidad. Los teóricos y asiduos al juego (en un principio, Robert Desnos sostenían que la creación, en especial la poética, debe ser anónima y grupal, intuitiva, espontánea, lúdica y en lo posible automática. De hecho, muchos de estos ejercicios se llevaron a cabo bajo la influencia de sustancias que inducían estados de semiinconsciencia o durante experiencias hipnoticas.  Pablo Neruda y Federico García Lorca los llamaron poemas al alimón; Nicanor Parra y Vicente Huidobro,  quebrantahuesos. (Junto a Parra denominada "el quebrantahuesos" Junto a Enrique Lihn y Alejandro Jodorowsky, hicieron una exposición denominada "El quebrantahuesos". Nicolás Calas –vanguardista greco-estadounidense- sostenía que un cadáver exquisito tiene la facultad de revelar la realidad inconsciente del grupo que lo ha creado, en concreto los aspectos no verbalizados de la angustia y el deseo de sus miembros, en relación con las dinámicas de posicionamiento afectivo dentro del mismo. Max Ernst observó que el juego funciona como un 'barómetro' de los contagios intelectuales dentro de un círculo de creadores.»  (3)


Segundo momento: Campos Magnéticos (1920) primera obra surrealista escrita por André Breton en colaboración con Philippe Soupault. Texto de la revista Nuevo siglo.

«Mi mujer con lengua de hostia apuñalada, con lengua de muñeca que abre y cierra los ojos, escribió Breton, que con el método de escritura automática dejó que lo profundo de la mente vagara in ataduras sobre el papel, con resultados sorprendentes. Philippe Soupault, que colaboró en la creación del primer libro de poesía surrealista (Los campos magnéticos) habló de aceras tan largas como los años, donde a veces fl orecen manchas de sangre. Benjamin Péret, célebre por insultar sacerdotes por la calle, dejó piezas verbales que hacen pensar en los cuadros de Remedios Varo, su esposa: una mosca que sueña, una telaraña de azúcar, en un vaso de ojo, a veces azul como una estrella fugaz reflejada por un huevo, a veces verde como un manantial que brota de un reloj. Dalí, Duchamp, Picabia, todos escribieron poesía. Y es que el surrealismo es, en esencia, un movimiento poético. Más aún, es una postura moral ante un mundo esencialmente cruel, fundado en la ‘razón’.  A la abrumadora realidad opone los ejércitos del sueño. Más aún, si la belleza está en el choque y la explosión, el centro de la revuelta, acorde a Breton, se fincará en el amor. No como romanticismo acaramelado sino como la fuerza creadora (y destructora) que es. Como subversión de la autoridad y deslave de los sentidos. De nada valen los  convencionalismos frente al amor. “La belleza será convulsiva o no será” señaló Breton, tajante. En esta inmolación a través del sueño se llega a la verdad del inconsciente. El surrealismo no es fantasía gratuita: es un programa estructurado para abrir puertas ocultas. No es una caricia, es una cuchillada que dejó una cicatriz profunda en el rostro del arte.» (4)




Tercer momento: El Manifiesto surrealista. Texto de Aldo Pellegrini. (Fragmento)

«El automatismo constituye el centro y la clave de la técnica poética surrealista. Mantiene la más alta jerarquía entre dichas técnicas, y ese lugar le confiere Breton desde el primer manifiesto. Esta jerarquía indudable ha hecho creer a muchos que surrealismo y automatismo son términos sinónimos. Ya vimos que surrealismo implica una verdadera concepción del mundo; el automatismo es tan sólo una de las técnicas (sin duda la más importante) que se utilizan en la creación poética surrealista.
Desde el punto de vista exterior, el automatismo tiene similitud con el procedimiento de asociación libre usado por Freud en el psicoanálisis. Su función consiste también en abrir las puertas de lo inconsciente para permitir su expresión directa, sin la censura de la razón; pero en el caso del automatismo se aprovecha la calidad creadora, podríamos decir, los valores energéticos del material que surge, para captarlo en estado naciente, en su pureza máxima, gracias a la absoluta espontaneidad que concede el método. Lo que cuenta en un texto automático no es el documento en sí, ni su posibilidad de ser interpretado, sino el hecho de constituir un paisaje total, con el clima, los accidentes, las tormentas, las explosiones, de esa zona del espíritu que ningún mecanismo especulativo puede dar a conocer en toda su belleza y violencia primitiva, en su grandeza y esplendor original. El modo como se desencadena el chorro verbal, el torrente de imágenes, mediante el automatismo (mecanismo semejante al que los antiguos llamaban inspiración), parece resultado de potencias centrífugas que parten de lo profundo del espíritu donde se hallarían sometidas a intensa presión.
El mecanismo de creación automática fue utilizado por primera vez por Breton y Soupault en una serie de textos realizados en colaboración y publicados primero en 1919, en la revista "Littérature", y al año siguiente en libro con el título de "Campos magnéticos". Desde entonces ha sido utilizado por los poetas surrealistas, que lograron los más diversos resultados, y un tono absolutamente personal cuando se trató de poetas auténticos.
Resulta muy ilustrativa la interpretación que da Aragon del automatismo en su "Tratado del estilo": "El surrealismo es la inspiración reconocida, practicada y aceptada. No ya corno una visita inexplicable sino corno una facultad que se ejerce. De una amplitud variable según las fuerzas individuales y con resultados de interés desigual. El fondo de un texto surrealista importa en el más alto grado, pues es el que le concede su inestimable carácter de revelación".
En esa palabra "revelación" reside la clave de la importancia del automatismo y técnicas similares. Si un texto automático es simplemente una acumulación de material inconsciente, puede interesar como documento o como material de interpretación para la psicología profunda, pero sólo si tiene carácter de revelación, si resulta "iluminador", adquiere grandeza poética y trasciende del mundo peculiar del individuo que lo crea» (5).
  » (5)


Notas bibliográficas

1. Baron, Jacques. Dada y el surrealismo, Literatura. (Diccionario) Obra bajo la dirección de Bernard Gros, Ediciones Mensajero. Bilbao, versión en español Juan José Ferrero, 1976, p.554
2. Con base a Wikipedia
3.  Entrada Cadáver Exquisito, Wikipedia
4. Texto tomado de Siglo Nuevo, con ilustración de André Kertész. Distortion #70, 1933. 
5. ANTOLOGÍA DE LA POESÍA SURREALISTA de la lengua francesa Estudio preliminar, selección, notas y traducción de Aldo Pellegrini (PDF), pagina 13

Enlaces

Post surrealistas  publicados por Plaza de las palabras

Otros enlaces PDF
ÁNGEL PARIENTE POESÍA SURREALISTA EN ESPAÑOL. ANTOLOGÍA
ÉDITIONS DE LA SIRÈNE 15, rue Grenelle PARIS (PDF)



ANTOLOGÍA DE LA POESÍA SURREALISTA de la lengua francesa
Estudio preliminar, selección, notas y traducción de Aldo Pellegrini
Compañía General Fabril Editora (PDF)  (Solo incluye el prologo)



Antología
el Cadaver Exquisito la creación colectiva como fin. Literatura Libre
Blog literario y proyecto editorial (PDF)



Arte surrealsita

Créditos

Poemas y traducciones

Poemas versiones en francés : les poèmes d’André BRETON écrivain français (1896-1966) www.comptoirlitteraire.com. Andre Breton Antología edición bilingüe. Editorial Letras vivas. Blog poemas en francés.
Poemas versiones en español. Traducciones: Manuel Álvarez Ortega del blog A media Voz,  Cesar Moro de traducciones de Poemas en francés,   Alberto de Olveira de Antología Bilingüe André Breton. 


Ilustraciones

Fotomatón de André Breton, 1924, wikipedia
Portada de la novela Nadja
 “Wegener’s theory” pintura por Yacek Yerka
Hotel des etincelles, dibujo
Mujer hermosa, pintura  de Francis Picabia 
Danza en primavera, 1912, de Francis Picabia
Pintura por Vladimir Khust
La siesta, 1925, Joan Miro
Kay Sage, de otro enfoque, 1944 | / Flicker. Los 10 Mejores Pintores Surrealistas Que Debes Conocer yourtripagent
El laberinto, pintura, André Masson 
 Distortion #70, foto, 1933 André Kertész. 
El muro, (ensamble)  por Andre Breton en su apartamento fourth floor appartment at 42 rue Fontaine en Paris. Foto de Sabine Weiss in 1960.